Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Viral
  3. Noticias
  4. Los 20 peores fichajes de la historia del F.C. Barcelona

Los 20 peores fichajes de la historia del F.C. Barcelona

Hacemos un entretenido repaso por algunos de los jugadores más mediocres que han pasado por la historia del Barça.

Hace unos días repasamos algunos de los peores fichajes de la historia del Real Madrid, y ahora le toca el turno al particular circo de los horrores del Barça. Una lista de 20 jugadores que nos ha costado bastante realizar, ya que hemos tenido que dejar a muchos fuera que perfectamente podrían haber tenido cabido

Hubo épocas muy oscuras en lo que se refiere a incorporaciones a las filas blaugranas, como en los años de Louis van Gaal, en los que cualquier futbolista de procedencia holandesa era potencialmente válido para jugar en el Barça.

Acompañadnos en este divertido viaje de fichajes errados.

20 - Escaich

Escaich

Comenzamos con un jugador que recordamos de las colecciones de cromos de nuestra infancia. Xavier Escaich fue un delantero que llegó al Barça procedente del Sporting de Gijón en el año 1994, tras haber militado varios años en el Espanyol.

Llegó con el rol de ser el sustituto de Julio Salinas, y apenas jugó tres partidos en toda la temporada. Al año siguiente se fue al Albacete, equipo con el que bajó a Segunda, y se acabó retirando en el Real Murcia en 1998.

Uno de esos muchos fichajes inexplicables de la historia del Barça, y el más antiguo de la siguiente lista, ya que hemos querido demostrar que eso de cometer errores fichando viene de muy lejos, y Johan Cruyff tuvo unos cuantos en su haber.

19 - Ronald de Boer

Ronald de Boer

Con la llegada de Louis van Gaal al banquillo del Barcelona en 1997, el equipo se llenó de jugadores holandeses, muchos de ellos procedentes del Ajax, su anterior equipo, y de muy dudosa calidad. Uno de los fichajes más curiosos de la historia del Barça fue traerse a una pareja de gemelos, Ronald y Frank de Boer, por 3500 millones de pesetas (unos 21 millones de euros).

Frank era defensa, Ronald centrocampista, y Frank era el bueno, y Ronald el "paquete", pero el conjunto baulgrana parece que se vio obligado a hacerse con el pack. Si bien Frank de Boer hizo varias campañas bastante buenas, demostrando su gran visión de juego con esporádicas y sorprendentes subidas al ataque, Ronald nunca llegó a destacar en el equipo, siendo un suplente que no aportaba demasiado, y al cabo de temporada y media se marchó.

Siempre será recordado como "el gemelo malo", como si se tratara de una película de terror.

18 - Maxi López

Maxi López

Este delantero argentino llegó al Barça en el mercado de invierno de 2005 procedente de River Plate por seis millones de euros, y con tan solo 20 años. Apenas anotó dos goles en dos temporadas, pero curiosamente uno de ellos fue bastante importante, al mes de llegar el equipo. Salió del banquillo y marcó el gol del empate contra el Chelsea en los octavos de Champions, y luego le dio la asistencia a Eto'o para el gol de la victoria, aunque finalmente no sirvió de nada, porque el Barça fue eliminado en el partido de vuelta.

Después fue cedido al Mallorca, donde apenas marcó tres goles, y luego jugó una temporada en Brasil. En 2010 llegó a Italia y fue allí donde ha desarrollado su carrera hasta ahora, ya que todavía sigue en activo. La 'Gallina' Maxi López a sus 33 años milita actualmente en el Udinese, donde lleva dos tantos.

17 - Vítor Baía

Vítor Baía

Este futbolista portugués llegó al Barça en 1996 como uno de los porteros más prometedores del mundo, y por ello el equipo pagó 900 millones de pesetas, una cifra bastante grande en su época, sobre todo para un portero.

El equipo tenía un gran problema en la portería, con jugadores como Busquets, Angoy y Lopetegui que no terminaron de cuajar, y tiraron la casa por la ventana para traerse a este prometedor portero, que no empezó con buen pie en el equipo, con varias cantadas épicas.

Después las lesiones no le permitieron tener continuidad, y finalmente la llegada del guardameta holandés Ruud Hesp de la mano de Louis van Gaal, le acabó de cerrar las puertas del equipo.

En 1999 volvió al Oporto, y allí jugó el resto de su carrera, hasta su retirada en 2007. Posiblemente uno de los mejores jugadores de toda esta lista, pero también uno de los fichajes que causó una mayor decepción, porque este jugador tenía todas las cualidades para triunfar en el Barça, y no pudo ser.

16 - Mathieu

Mathieu

Este apasionado del tabaco no sabemos muy bien todavía por qué llegó al Barça, pero imaginamos que la búsqueda desesperada por traer defensas provocó la decisión. El jugador francés llegó en 2014 procedente del Valencia por 20 millones de euros (la clausula de rescisión), y en la historia reciente del equipo no recordamos demasiado jugadores con menos calidad como este.

Eso no le ha impedido estar en el equipo tres temporadas y disputar 91 partidos, y marcar un gol en la victoria por 2-1 del Barça frente al Real Madrid en marzo de 2015, su mayor momento de gloria como baulgrana.

15 - Amunike

Amunike

Jugador mítico donde los haya, cuya mayor aportación a la historia del fútbol español fue ser el progenitor de Luis Enrique, según fuentes no confirmadas. Este talentoso futbolista nigeriano hizo un gran papel con su selección en el Mundial de 1994, y eso le abrió las puertas de Europa, concretamente del Sporting de Portugal.

Allí hizo dos buenas temporadas, y el Barça lo fichó en el verano de 1996 por 3 millones de euros. Realmente nunca fue un mal jugador, pero tuvo muy mala suerte con las lesiones de rodilla, y eso le impidió triunfar en el equipo baulgrana.

En el 2000 se fue al Albacete, y en 2004 acabó su carrera en Jordania. Demostró su buen humor con este anuncio para televisión, y su nombre siempre quedará para el recuerdo en uno de los cánticos más populares entre la afición madridista.

14 - Hleb

Amunike

Uno de los muchos fichajes fracasados de Pep Guardiola, el entrenador que llevó al equipo a sus mayores años de esplendor en títulos y juego, pero que tuvo demasiado atino con los fichajes. El bielorruso Aliaksandr Hleb llegó en el verano de 2008 procedente del Arsenal por 15 millones de euros, y llegó a participar en 36 partidos, aunque sus actuaciones siempre se movieron entre lo mediocre e irrelevante.

Después se fue cedido al Stuttgart, donde hizo una mala temporada, y se volvió a ir cedido un año después, esta vez al Birmingham. Llegó a tener una tercera cesión al Wolfsburgo, y por fin el Barça se libró de él en 2012, tras rescindir su contrato. Después jugó en Rusia, Turquía y Bielorrusia, y a sus 36 años todavía sigue en activo, en el BATE Borisov.

13 - Dugarry

Amunike

Christophe Dugarry es un futbolista francés que fue el delantero centro titular en la época gloriosa de la selección francesa, en la que se hicieron con el Mundial y la Eurocopa, pero cuyo paso por el Barça fue más que gris, ya que ni siquiera consiguió marcar un solo gol en la temporada que estuvo en el equipo.

Llegó en 1997 procedente del Milan junto a Michael Reiziger, otro que perfectamente podría haber aparecido en esta lista, y no rascó bola en el equipo, disputando apenas diez partidos. Al año siguiente volvió a Francia, y terminó su carrera en Qatar en 2005.

Nunca llegó a cuajar en un gran equipo pero que le quitan los bailao, que no muchos jugadores tienen en su palmarés un Mundial y una Eurocopa.

12 - Dutruel

Amunike

Si antes hablamos del portero Vítor Baía, al que le quitó el puesto Ruud Hesp, el francés Richard Dutruel llego al Barça en el año 2000 para sustituir a este último, tras haber realizado varias temporadas muy buenas en el Celta de Vigo.

Su bagaje en el Barcelona lo dice todo: 22 partidos jugados en dos años, y 23 goles encajados, a más de un gol por partido. En 2002 fue cedido al Alavés, con el que bajó a Segunda división, y acabó su carrera en el Racing de Estrasburgo en 2005 por problemas de espalda.

El portero del pelazo, que pasó con mucha más pena que gloria por Can Barça.

11 - Sorín

Amunike

Y hablando de pelazos, aquí tenemos a Juan Pablo Sorín, no confundir con el simpático Diego el Cigala, ya que la foto puede dar pie a confusiones. Este lateral izquierdo argentino llegó en 2002 procedente del Lazio, y solo estuvo una temporada en el Barça, donde disputó 15 partidos y metió un gol.

Este fijo de la selección argentina al año siguiente se fue al Paris Saint Germain, y en 2004 llegó al Villarreal, donde hizo dos temporadas bastante aceptables, con aquel mítico equipo que estuvo a punto de llegar a la final de la Champions.

En su paso por el Barça solo dejó una simpática anécdota, y es que fue pillado dando saltos en un concierto de rock, cuando se suponía que estaba lesionado. Al final tuvo que salir a pedir disculpas, aunque matizó finalmente que "sólo fueron tres minutos y lo hice sin pensar". Pobre.

10 - Rüştü

Rüştü

Cerrando la trilogía del pelazo tenemos a Rüştü Reçber, un portero turco de aspecto temible que llegó para sustituir a Roberto Bonano y volver a cubrir el gran mal del Barça en la portería que le acompañó tantos años, hasta la consolidación de Víctor Valdés.

Después de jugar más de diez años en el Fenerbahçe, fue el portero titular de Turquía en el Mundial de Corea y Japón en 2002, donde cuajó una gran actuación y ayudó a que su selección quedara tercera. Esto hizo que muchos equipos europeos se fijasen en él, y al año siguiente y con la finalización de su contrato llegó al Barcelona.

Al final tan solo disputó cuatro partidos ya que Frank Rijkaard apostó por Valdés, un gran acierto, y al año siguiente volvió a Turquía, donde finalizó su carrera en 2012.

Un portero que además de por sus éxitos con la selección, será recordado por las dos franjas negras que se pintaba en la cara, como los jugadores de fútbol americano. No porque se pensara que estaba en Vietnam, sino porque decía que absorbían la luz y evitaban deslumbramientos, una excentricidad que no hemos vuelto a ver en otros futbolistas. Una pena que no se llegara a poner de moda, como las famosas tiritas en la nariz de Francia 98.

9 - Rochemback

Rüştü

Un centrocampista brasileño hasta cuyo nombre de batalla es feo. Llegó al equipo en 2001 muy joven, con tan solo 19 años, procedente del Internacional de Porto Alegre por 15 millones de euros, y parecía un futbolista brasileño bastante prometedor.

El chaval lo daba todo en el campo, tanto que corría como pollo sin cabeza y pegaba unos hachazos que hicieron estremecerse al público del Camp Nou, hasta que Carles Rexach fue contando cada vez menos con él, y se convirtió en un suplente sin peso en el equipo.

Estuvo dos años en el equipo, y su sentencia se produjo en la segunda temporada, cuando con Van Gaal en el banquillo lo sustituyó en el minuto 35 de la primera parte de un partido de Champions, en el que el Barça iba perdiendo por 0-2, y reaccionó lanzando al suelo la camiseta con enfado, lo que fue su sentencia.

Luego encadenó varias cesiones en el Sporting Lisboa y en el Middlesbrough, y llegó a disputar dos finales de la UEFA con ambos equipos.

8 - Christanval

Rüştü

Este defensa francés llegó procedente del Mónaco en 2001 por 18 millones de euros, y estuvo dos temporadas donde disputó 47 partidos y fue totalmente irrelevante para el equipo. Después se fue al Olympique de Marsella, donde estuvo dos años, pero las lesiones apenas le permitieron disputar 13 encuentros, y en 2005 se fue a la liga inglesa, al Fulham.

Su paso por el Barça fue testimonial, donde nunca demostró ninguna cualidad especial para estar en uno de los mejores clubes del mundo, y a los 29 años colgó las botas para dedicarse a la joyería, su gran pasión. Sí, como lo oís.

7 - Keirrison

Rüştü

Keirrison de Souza Carneiro (bonito nombre) llegó al Barça en 2009 por 14 millones de euros, y fue encadenando cesiones en el Benfica, Fiorentina y varios clubes brasileños hasta 2014, cuando acabó contrato con el Barcelona, habiendo disputado la increíble cifra de cero partidos, tanto oficiales como amistosos.

Nos gustaría poder contaros qué tal jugaba este delantero, pero nunca lo vimos jugar, y actualmente milita en el Futebol Clube de Arouca, en la segunda división de Portugal.

6 - Henrique

Rüştü

Henrique Adriano Buss es un fichaje muy parecido al de Keirrison, un futbolista brasileño que nadie conocía y que llegóal Barça a un precio bastante abultado; ambos fichados por Joan Laporta a la empresa empresa Traffic, por 15 y 16 millones de euros respectivamente. Más de 30 millones por dos jugadores que no llegaron a disputar ni un solo minuto con el Barça, lo que se dice pronto.

Henrique es un defensa que encadenó varias cesiones en el Bayer Leverkusen, Racing Santander y Palmeiras, y lo más cerca que estuvo de jugar con el equipo fue hacer alguna pretemporada. Tras jugar en el Nápoles de Rafa Benítez donde al parecer no lo hizo muy mal, ahora milita en el Fluminense.

5 - Douglas

Douglas

Douglas Pereira dos Santos es un defensa brasileño que llegó al equipo en 2014 procedente del São Paulo por 4 millones de euros, y es de estos fichajes inexplicables, ya que ni siquiera en su equipo de Brasil era titular.

En su primera temporada en el Barça disputó cinco partidos, en la segunda tres, y en el verano de 2016 se fue cedido al Real Sporting de Gijón, con el que descendió a Segunda división. Aquí vivió uno de sus mayores méritos como futbolista hasta el momento, que fue lesionarse en un autobús, al quedarse dormido con una mala postura en un viaje de vuelta de un partido.

En estos momentos se encuentra cedido en el Benfica, y todavía pertenece al Barça.

4 - Ciric

Douglas

Dragan Ciric fue un centrocampista serbio que llegó al equipo en 1997 por 300 millones de pesetas, en una época especialmente convulsa en lo que se refiere a fichajes absurdos. Cuando llegó a España se le comparaba con Pedja Mijatovic, pero nada más lejos de la realidad.

En sus dos temporadas como baulgrana disputó 26 partidos y marcó cero goles, y nunca llegó a demostrar su calidad o motivo alguno por el que llegó al equipo. En el 2000 se fue al Valladolid donde estuvo cuatro temporadas, y acabó su carrera en 2005 en el Partizan Belgrado.

Si pasáis por Belgrado tiene un restaurante de comida española que al parecer está bastante bien.

3 - Geovanni

Douglas

Geovanni Deiberson Maurício (ojo no confundir a este Geovanni con el bueno, Giovanni Silva, el de las famosas butifarras), fichó por el Barça en 2001 procedente del Cruzeiro, y una cifra nada económica: 21 millones de euros.

Tras la polémica marcha de Luis Figo, el presidente Joan Gaspart fichaba a todo lo que se movía, y pagó auténticas barbaridades por jugadores tan mediocres como este. Su balance fueron 800 minutos jugados y un gol, y en 2003 se fue cedido al Benfica, un club al que a los grandes equipos de Europa les encanta enchufarle jugadores que no quieren (allí se encuentra precisamente ahora Douglas).

Después de Portugal se fue a Brasil, y de manera sorprendente el Manchester City lo recuperó en 2007, donde tuvo una leve mejoría. A sus 37 años todavía sigue en activo, en el San Jose Earthquakes de la liga de Estados Unidos.

2 - Chygrynskiy

Douglas

Otro de los fichajes fallidos de Pep Guardiola, un defensa central ucraniano que venía para ser importante en el equipo y que acabó estrellándose, tras pagar por él 25 millones de euros. Procedente del todopoderoso Shakhtar Donetsk donde había ganado la UEFA, llegaba con fama de central que sabía sacar el balón jugado, pero nunca pudo demostrar su talento.

No se adaptó al equipo, tuvo mala suerte con las lesiones, y al año siguiente volvió por donde había venido, recuperando el Barça 15 millones, lo que no está mal. Al parecer esta decisión se tomó en contra de los deseos de Guardiola, quien le quería dar una nueva oportunidad, pero Sandro Rosell lo vendió porque el club necesitaba dinero.

1 - Bogarde

Douglas

Fichar un jugador con nombre de marca de tabaco no podía traer nada bueno, y eso es lo que ocurrió con Winston Bogarde en 1998, un defensa holandés que pasó por Ajax, Milan, Barcelona y Chelsea, y que es uno de los mayores troncos que recordamos haber visto jugar en Can Barça.

Uno de los muchos jugadores que se trajo Van Gaal al equipo en aquellos años, con los que podríamos haber efectuado una lista de "20 holandeses mediocres que jugaron en el Barça". Lo más sorprendente de todo es que llegó a estar tres temporadas en el equipo, por la cabezonería del técnico holandés de que triunfara en el equipo, algo que nunca ocurrió.

Si para el Barça fue un buen pufo, peor fue lo que ocurrió con el Chelsea. La directiva lo fichó sin que el entrenador lo supiera, le pusieron un sueldazo, y aguantó cuatro años en el equipo londinense sin jugar, a pesar de la presión que ejercieron sobre él, como obligarle a entrenar con el filial, algo que nunca le importó demasiado mientras su gran sueldo fuera llegando a final de mes. Un crack.

Más sobre Viral

Comentarios: 1
RANDOM
Flecha subir