Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Series
  3. Reviews
  4. 10 series con las que aprender y mejorar el inglés en Netflix (2017)

10 series con las que aprender y mejorar el inglés en Netflix (2017)

¿Quieres mejorar el inglés o aprender más vocabulario? Éstas son las mejores series para hacerlo si eres suscriptor de Netflix.

Si sois ávidos consumidores de series y películas, o te apasiona de forma artística las producciones televisivas y cinematográficas, es muy probable que os encante consumirlas de la manera en la que fueron rodadas y creadas. Es decir, más allá de tener un respeto al formato o a la visión del creador o director, seguro que preferís hacerlo en versión original -subtitulada o no- antes que en su localización y doblaje al castellano. Si bien tenemos la mejor industria de doblaje del mundo -con actores y actrices que valen su peso en oro-, hay series y películas que ofrecen un maravilloso paradigma de cómo se habló, se habla y se hablará el inglés en los próximos años. Obviamente no equivale a ningún título formal que nos ayude a conseguir un trabajo o aprobar con nota, pero sí pueden suponernos un interesante empujón para mejorar nuestro vocabulario, dicción y acento.

Aprender inglés con Netflix

Desde Vandal Random, tras recomendaros películas y series por ver, os seleccionamos algunas producciones que pueden ayudaros a mejorar, aprender y perfeccionar vuestro inglés. ¿Quién nos iba a decir que la suscripción a Netflix iba a amortizarse tanto?

Terra Nova

Empezamos con una serie cancelada y de dudosa calidad. Sí, menuda forma de comenzar un artículo recomendando series con las que mejorar un idioma, pero si bien Terra Nova es un relato de ciencia ficción un tanto torpe -mezclaba ideas de Avatar y las adornaba con un mundo prehistórico lleno de dinosaurios-, sus actores y actrices presentan una calidad irreprochable en su dicción. La vocalización es soberbia -tanto Jason O’Mara, irlandés, como Stephen Lang, estadounidense, pronuncian muy bien- y dado que los diálogos suelen ser muy pausados y de todo tipo -lo mismo están hablando de cocinar algo en las viviendas de la colonia que de salir al campo y evitar que se los coma un dinosaurio de varias toneladas-, es algo que puede ayudarnos a conjugar frases simples y complejas con gran facilidad.

Vikings

Vikings se ha convertido en una serie que ha logrado hacerse su propio hueco en el atiborrado panorama televisivo. Si bien su rigor histórico suele estar a la altura -no hay demasiados patones en la mayoría de sus episodios-, Vikings apuesta por el inglés como lengua materna para sus personajes principales, y dada la forma de las conversaciones y las frases que usan estos bárbaros de peinados imposibles, la serie puede convertirse en un buen ejercicio para repasar la estructura de las mismas. Además, como en otras series y películas, la dicción procura ser muy marcada y forzada -recalcando en cierta manera el lado salvaje en las expresiones y diálogos-, lo que es bastante útil si estamos viendo un capítulo mientras hacemos otra actividad.

Suits

Como bien sabréis, el inglés es un lenguaje que muta muchísimo y que se adapta a diferentes entornos. El inglés usado en un entorno laboral puede ser muy distinto al que se usa en un clima más distendido, al igual que ocurre con el castellano en según qué ambientes. Con Suits no vamos a aprender el noble oficio de la abogacía de golpe y porrazo, pero sí es cierto que dado que su lenguaje es muy fluido y empresarial, a veces muy técnico, puede ayudarnos a vislumbrar cómo se pronuncian ciertos términos y frases muy usadas en oficinas, despachos y bufetes. Sus actores y actrices -Grabiel Macht o Meghan Markle por poner dos ejemplos claros- hablan muy rápido, y se interrumpen constantemente, algo que nos puede servir como entrenamiento en una hipotética conversación frenétoca con nuestro interlocutor.

Friends

El elefante en la habitación cuando se habla de series y aprender inglés con ellas -sobre todo a raíz de aquel famoso estudio de la academia de idiomas Kaplan-. Si bien somos conscientes de que puede ser un recurso manido, Friends es la serie ideal con la que asentar y cimentar el inglés que tengamos o hayamos usado anteriormente, en parte por que no hay casi nadie en este planeta que no haya visto la serie al menos una vez en su vida. Como os comentábamos, hay distintos tipos de lenguaje en función del trabajo o el ambiente en el que nos movamos, y dado que es un idioma muy camaleónico, creemos que Friends es perfecto ejemplo de la variante más informal dada la distendida clave sobre la que se mueve episodio tras episodio. Además, puede servirnos como un auténtico examen o prueba, ya que si podemos relacionar frases y diálogos enteros por la repetición y reposición de los episodios, podemos asimilar más rápido los conceptos que salen de boca de sus actores.

Designated Survivor

Designated Survivor no es una buena serie, ni mucho menos, pero si puede ayudarnos a mejorar nuestro inglés, quizás sea interesante ofrecerle una oportunidad desde nuestro smartphone, tablet o televisor. Dado que hablamos de una producción inherentemente norteamericana -la serie versa sobre la cadena de sucesión correspondiente al presidente estadounidense luego de un brutal atentado contra el ejecutivo de la Casa Blanca-, tendremos un acento muy marcado y evidente y eso que su protagonista, Kiefer Sutherland es de origen británico. Pero es una serie de rabiosa actualidad, y dado lo cotidiano de su lenguaje al manejar conceptos comunes en nuestro día a día -especialmente si vivís pegados a un móvil y estáis al tanto de la actualidad-, la recomendamos especialmente.

Mad Men

¿Qué utilidad puede tener el comprender cómo se expresaban o entendían los norteamericanos a mediados del siglo XX? Pues mucha. Recomendar Mad Men es una tarea sencilla, casi insultante, pues la calidad de la producción de AMC destaca por encima de otras producciones disponibles en el catálogo de Netflix, pero hacerlo por su exquisito y formal uso de un idioma que ahora parece de otra época, es bien distinto. Mad Men está plagada de frases anacrónicas, procedentes de una época que ahora nos parece muy lejana, pero su combinación de lenguaje formal y empresarial, y su constante uso de frases hechas o idioms, la hacen merecedora de tener un puesto en esta lista.

Peaky Blinders

Peaky Blinders es una de las series más notables de las últimas hornadas de producciones de BBC. Auspiciada por Steve Knight y Cillian Murphy -y con la colaboración de actores de la talla de Tom Hardy y Sam Neill-, este cuento de gitanos, malhechores y expertos en apuestas puede ayudarnos a afinar bien el oído para los acentos, comprendiendo cómo se usan los modismos según la clase social y el entorno y ofreciéndonos una interesante muestra del argot callejero que podría darse en ciertas zonas de Reino Unido.

Downton Abbey

La joya de la corona. Downton Abbey tiene el inglés más exquisito, bien usado y pensado de toda esta selección de series para aprender a manejar el idioma. Si bien Peaky Blinders usaba la vertiente más callejera y encarada, Downton Abbey usa la variante más refinada, adornada y perfeccionada del inglés, llegando a ser complicada de entender de primeras según los interlocutores que estén en escena. Sin embargo, y más allá del vocabulario formal, la producción de la BBC nos supone una muestra de conversaciones impagables, con palabras muy concretas, expresiones y modismos, que pueden salvarnos de quedar como verdaderos salvajes en alguna que otra ocasión.

Sherlock

La obra de ficción de Sir Arthur Conan Doyle nos ha regalado numerosas versiones y adaptaciones -algunas mejores que otras-. Pero la versión de Moffat y Gatiss, completamente adaptada a nuestros tiempos, es una pieza indispensable para comprender cómo funciona el acento británico en nuestros días. Con un lenguaje fresco, contemporáneo y directo, Benedict Cumberbatch y Martin Freeman -e incluso el propio Gatiss- nos regalan diálogos muy rápidos, casi hipnóticos y de difícil comprensión debido a las retorcidas investigaciones y pesquisas de sus protagonistas, pero que son el epítome perfecto para hacernos una idea del vocabulario que se maneja en la ciudad de Londres. Eso sí, por más que lo intentemos, jamás tendremos ni la voz ni el acento de Cumberbatch.

Sense 8

Compleja en su narración y en su estructura, Sense 8 es el cenit de las producciones para perfeccionar el inglés. Está compuesta por una enorme variedad de acentos, pronunciaciones y orígenes distintos, algo que nos puede servir como prueba de fuego para comprender el inglés en todas sus variantes y formas. A veces, como en el caso de Sherlock, puede hacerse complicada de entender, pero si queremos mejorar el inglés, no se nos ocurre un mejor ejemplo que esta serie de producción propia de Netflix.

Más Reviews

Más sobre Series

Comentarios: 0
RANDOM
Flecha subir