Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Tecnología
  3. Noticias
  4. Las mejores películas que debes ver en Amazon Prime Video (2017)

Las mejores películas que debes ver en Amazon Prime Video (2017)

Seleccionamos las más interesantes de la plataforma.

Cuando hablamos de plataformas de streaming, siempre solemos pensar en la todopoderosa Netflix o en menor medida, en HBO. Ambas copan gran parte del interés del público en nuestro país, acumulando titulares, estudios y producciones. Pero, ¿qué pasa con Amazon? El gigante de las compras por internet, en nuestra tarifa Prime con la que nos ahorramos los gastos de envío, incluye un enorme catálogo de películas, series y documentales de diverso tipo.

En un mundo dominado por Netflix y HBO siempre olvidamos la tercera plataforma en discordia: Amazon Prime Video

En Vandal Random ya os seleccionamos las mejores series de la plataforma, pero dado que existe una interesante biblioteca virtual de films y películas de todo tipo -superior incluso al catálogo cambiante y mutante de Netflix o al parco y vacío de HBO-, hemos decidido escoger algunas de las más interesantes, tanto clásicos como grandes producciones, así como cintas desconocidas y éxitos independientes de los últimos años.

Capitán Phillips

El talento de Paul Greengrass a la hora de rodar películas con un gran sentido del ritmo es innegable. Sus cintas basadas en el personaje de Jason Bourne han marcado una tendencia visual y narrativa en decenas de blockbusters posteriores, cambiando para siempre el género de acción. Pero siempre se puede ir un paso más allá si se utiliza ese estilo casi documentalista -planos cortos, muy cercanos y de movimientos fugaces y frenéticos- con cierta enjundia dramática. Con Capitán Phillips en 2013, Greengrass pulió su forma de hacer cine vista en joyas como United 93 y nos mostró la historia real del capitán de la marina mercante estadounidense Richard Philips (Tom Hanks) en su encuentro con piratas somalíes durante un peligroso abordaje a cientos de millas de la costa de Somalia.

Captain Phillips

El grave incidente -fue primer barco norteamericano secuestrado en los últimos doscientos años- se retrata de forma fiel y verídica gracias a las vivencias y memorias del propio Phillips -su biografía es la base del guión del film-, contando con momentos realmente tensos. El talento y el pulso de Paul Greengrass nos regala una estilizada cadena cinematográfica engarzada con eslabones de tensión, miedo y drama muy bien distribuidos, en lo que es uno de los thrillers más exquisitos de los últimos años. Si a eso le sumamos las desbordantes artes de Tom Hanks -es el rostro del héroe de barrio y corriente-, tenemos una película redonda que no pierde el rumbo en ningún momento.

Collateral

Michael Mann, al igual que el citado Greengrass, es un director con una serie de cualidades únicas en sus películas. Si bien no llega al estilo casi documentalista del director de Bloody Sunday, sí es cierto que dada su pasión por el uso de cámaras digitales de todo tipo en los últimos tiempos, Mann ha ido mudando su piel hasta casi convertirse en otro de estos retratistas urbanos. Collateral es quizás de una de sus películas más redondas, y en cierta manera marca un punto de inflexión en su carrera.

Collateral

La película nos cuenta la historia de Max (Jamie Foxx) un honrado taxista con más de una década de experiencia llevando clientes de un lado a otro en la ciudad de Los Ángeles. Una noche, de manera fortuita, acabará llevando de pasajero a un peligroso asesino a sueldo (Tom Cruise) con el que tendrá una particular carrera. Collateral es una cinta magnética y creíble, muy pegada al asfalto en su nocturno relato, poseedora de un ritmo envidiable. No solo cuenta con uno de los mejores roles de Cruise: también presenta uno de los papeles más completos del cantante y productor musical Jamie Foxx (que le valió incluso una nominación al Oscar).

Malditos bastardos

En 2009, Quentin Tarantino rubricó en el celuloide uno de sus proyectos más personales y postergados: Malditos bastardos. Con un guión reescrito múltiples veces y que acabó guardado en un cajón durante mucho tiempo, su fábula bélica llegó, se proyectó y triunfó. Malditos bastardos nos cuenta un relato muy particular ambientado de la Segunda Guerra Mundial en una Francia ocupada por las tropas nazis alemanas, en la que una joven (Mélanie Laurent) presencia el asesinato de su familia por el coronel Hans Landa (Christoph Waltz). Años después, la misma chica, ya adulta, tendrá la ocasión de aniquilar a toda la plana mayor de los ejércitos de Hitler en su cine de París durante la proyección de una importante película de propaganda. Entre medias, un grupo de soldados judías de élite liderados por Aldo Raine (Brad Pitt) se aliará con una importante actriz alemana (Diane Kruger) en una misión desesperada por dar caza al mismísimo Hitler.

Malditos Bastardos

Tarantino consigue nuevamente, en una historia divida en grandes arcos y capítulos, mostrarnos su gran dominio por la escritura de diálogos y conversaciones fluidas y constantes. A través de esta estructura de fábula, utiliza el cine como arma y herramienta para modificar la propia historia de la humanidad, demostrando su pasión por el séptimo arte y todo lo que lo rodea. Si bien no sería de extrañar que se le considerase en poco tiempo como su película más redonda y ambiciosa, lo cierto es que su legado perdurará gracias a la labor de Waltz, icónica e irrepetible, algo que le valió al intérprete de origen austriaco -nacionalizado alemán- un premio Oscar de la Academia como mejor actor de reparto.

El buen pastor

Robert De Niro, además de un excelente actor, es un gran director que no ha tenido el suficiente tirón ni reconocimiento. Una historia del Bronx es un film notable, con algunos tics y destellos de grandeza, si bien El buen pastor es una de las mejores películas de su cosecha y una pequeña joya cinematográfica que gana conforme se revisiona y reposa. Con un reparto excepcional -desde Matt Damon a Angelina Jolie, pasando por William Hurt, John Turturro, Joe Pesci o el propio De Niro-, El buen pastor nos cuenta la historia de James Wilson, una especie de versión ficticia de James Jesús Angleton, uno de los padres fundadores de la CIA.

El Buen Pastor

Perturbadora y pausada en su relato, El buen pastor nada con maestría entre el drama personal, político y el género de espías, con secuencias especialmente incómodas y de digestión pesada, pero que acaban por enamorar y nutrir al más curtido paladar cinematográfico. El guión de Eric Roth es muy complejo, plagado de aristas y dobleces, invitando al propio espectador a que realice su disección, algo que puede no ser del agrado de todos pero que demuestra hasta qué punto tiene talento De Niro detrás de una cámara.

Jack Reacher

Lee Child tiene en su haber una serie de novelas de misterio, investigación y crímenes protagonizadas por un antiguo policía militar que mide casi dos metros de alto, es fuerte como un toro y es prácticamente calvo. En 2012, Christopher McQuarrie y Tom Cruise decidieron adaptar una de ellas a la gran pantalla demostrándonos a propios y extraños que el hábito no hace al monje. Jack Reacher es un thriller de acción modélico, muy entretenido y divertido, que nos cuenta la historia de este agente militar que aparece cuando menos lo esperas.

Jack Reacher

En esta primera película -más tarde contaría incluso con una secuela, algo inferior- nos cuenta un misterioso asesinato en el que un francotirador, antiguo soldado del ejército estadounidense, acaba por matar a cinco personas elegidas de forma aleatoria en una gran ciudad. Con un villano a la altura -interpretado por Werner Herzog- y un reparto que cuenta con grandes actrices como Rosamund Pike y actores como Robert Duvall, Jack Reacher ofrece una historia interesante, bien contada y distribuida a lo largo de su extenso metraje y un Tom Cruise que logra hacerte creer que el personaje de Child se escribió pensando en él.

El padrino

Estando El Padrino -la trilogía completa de Francis Ford Coppola- en Amazon Prime Video, ¿cómo no recomendarla? Se haya visto o no, hablamos de una de las mejores películas de todos los tiempos, un tipo de obra cinematográfica que debe verse al menos una vez en la vida y que presenta tantas bondades en sus 175 minutos que es imposible despegarse de la pantalla. El relato de la familia de los Corleone es un gustoso peaje fílmico que todo aficionado al cine debe pagar, y al que es irresistible volver de vez en cuando. Hablamos de una adaptación de la novela de Mario Puzo tan buena que mejora el escrito original, y que contiene y alberga algunas de las mejores interpretaciones de la historia -Marlon Brando sigue dando auténtico pavor y respeto a partes iguales-. Esta obra maestra que se ofrece en Amazon Prime, se trata de la versión remasterizada y editada por Robert Harris, que cuenta con una fotografía revisada y más fiel a los negativos originales y una nueva mezcla de sonido tanto en versión original como en castellano. No haberla visto podría considerarse pecado.

El padrino

La guerra de los mundos

Los méritos de Steven Spielberg como realizador son indiscutibles. Hablamos de uno de los directores más importantes de la historia del cine, siendo faro e ilustre guía para cientos de cineastas posteriores. Sus méritos y obras maestras están a la alcance de todos, pero lo cierto es que también tiene películas menores, no demasiado apreciadas, que guardan y atesoran irreprochables bondades en su metraje. La guerra de los mundos, adaptación de la famosa novela de H.G. Wells, traslada el cuento de aquella invasión extraterrestre a los tiempos modernos. Y lo hace de manera notable. La historia nos cuenta la particular huida de Ray Ferrier (Tom Cruise), un descuidado y divorciado padre de dos hijos que se gana la vida como estibador. A través de un peligroso viaje por la costa este norteamericana huyendo de las peligrosas criaturas que lo están destruyendo todo, toparán con extraños personajes, situaciones difíciles y circunstancias que lo harán sacar fuerzas para sobrevivir y proteger a toda costa a los suyos.

La guerra de los mundos

Es justo eso lo que hace especialmente grande a la película. La invasión alienígena, los enormes y terroríficos trípodes -que hacen gala de uno de los diseños más amenazadores que jamás se han visto en el cine de género reciente-, son meros elementos para un relato más maduro y complejo: el de una familia que se estaba deshaciendo y que encuentra una oportunidad para crecer cuando todo se está desmoronando. Además, hay que tener muy en cuenta la valentía de Spielberg y Cruise -que también es productor- de rodar una película de catástrofes tan influenciada por los atentados terroristas acaecidos en terreno norteamericano durante el 11 de septiembre. Hay notables elementos visuales y narrativos que están presentes durante todo el metraje: la ceniza, la gente huyendo por las calles de forma desesperada, la existencia de rumores que generan pánico entre los congéneres… La guerra de los mundos es una película que podría ser estudiada y catalogada como obra de culto en los años venideros por sus muchos logros.

No es país para viejos

Cormac McCarthy es quizás uno de los mejores novelistas de ficción de todos los tiempos. El autor de La carretera, contó con una adaptación perfecta de su novela No es país para viejos de la mano de los hermanos Coen. Protagonizada por Javier Bardem, Josh Brolin y Tommy Lee Jones, este particular relato fronterizo ambientado en los años ochenta nos llevará por una historia oscura y retorcida de asesinatos, viejas cuentas, narcotraficantes y malas personas. El pulso de los Coen, capaces de mantener en tensión al espectador con su habilidad de torsión narrativa, mantiene una historia ya de por sí inteligente y fascinante, que cobra vida desde las páginas de McCarthy gracias a un montaje hábil. El film cuenta además con una de los mejores trabajos de ese genio de la dirección de fotografía que es Roger Deakins, un verdadero pintor del celuloide. Una verdadera obra maestra.

No es país para viejos

El último gran héroe

¿Cuándo perdimos la ilusión por el cine? El último gran héroe, una de las joyas de la filmografía de John McTiernan -el mismísimo director de las mejores películas de La jungla de cristal-, es una de las cintas más maltratadas de la historia reciente del séptimo arte. Protagonizada por Arnold Schwarzenegger, nos cuenta la historia de cómo un joven admirador de los films de acción acaba involucrándose mágicamente en una de ellas al traspasar la pantalla. Con un maravilloso guión firmado por Shane Black y David Arnott, la película repasa todos y cada uno de los clichés del género de acción, usando desde frases lapidarias a elementos inamovibles en forma de secuencias trilladas y previsibles, pero poseedoras de un encanta único y especial para cualquier cinéfilo.

El último gran héroe

Gracias a una inesperada vis cómica en la actuación de Schwarzenegger, el film adquiere unos sanos tintes paródicos que se deshilan y se hacen oscuros y tangibles cuando la situación se revierte y el actor traspasa la pantalla para vivir en nuestra realidad. El último gran héroe es una grandiosa película que fue injustamente criticada por una retahíla de críticos que no supieron ver en ella los evidentes destellos de brillantez.

Jarhead

La guerra del Golfo es uno de los episodios recientes de la historia norteamericana más duros y extraños, con menos repercusión cinematográfica, pero al mismo tiempo uno de los más icónicos visualmente gracias a la constante retransmisión televisiva. Sam Mendes nos regaló en 2005 una notable adaptación de la novela de Anthony Swofford, contándonos la historia de un pelotón de rangers convocados para invadir Kuwait e Irak y garantizar la seguridad de los pozos de petróleo. El film se olvida de los cantos bélicos y las secuencias de acción heroicas y busca una aproximación más íntima y personal, contándonos exactamente qué debieron de sentir los miles de jóvenes -encarnados por actores como Jake Gayllenhaal y Jamie Foxx- que se vieron destinados en aquel infernal desierto, convirtiendo la guerra en un oficio de espera rutinario y agotador. La película tiene momentos dramáticos y esperanzadores, así como otros más oscuros y taimados, que se entrelazan con maestría gracias a un guión sólido y sin fisuras, una fotografía impecable -sí, de Roger Deakins- y una memorable banda sonora de Thomas Newman.

Jarhead

Más sobre Cine

Comentarios: 0
RANDOM
Flecha subir