Vandal Random
  1. Vandal Random
  2. Cine
  3. Noticias
  4. Así es el universo conectado de las películas de Quentin Tarantino

Así es el universo conectado de las películas de Quentin Tarantino

El polémico realizador ambienta todos sus films en su propio universo.

El cine actual vive obsesionado con la posibilidad de crear y dar pie a universos cinematográficos que todo lo engloben, ofreciendo un paraguas a las más variadas producciones sobre licencias, personajes o mundos. Marvel y Disney son la referencia más sonada, con toda una pléyade de cintas y secuelas interconectadas entre sí, pero Star Wars, el Dark Universe de Universal y las películas basadas en DC Cómics siguen la estela de una tendencia que busca que los espectadores pasen por taquilla y recopilen piezas como si de un enorme puzles se tratase. Curiosamente, más allá de estos monstruos presupuestarios orquestados hasta el más mínimo detalle, existen un par de casos muy concretos y especialmente llamativos, como el de la anteriormente citada factoría de Mickey Mouse y Pixar -con un mundo compartido que bien merecería un artículo propio- y el que nos atañe, el referente al universo cinemático de Quentin Tarantino.

Las dos realidades de Quentin Tarantino

Las dos realidades cinematográficas de Quentin Tarantino

No, no es un simple desvarío ni el enésimo artículo de dudosa categoría de una web que busca nutrirse del clickbait más ramplón. El universo compartido de las películas de Tarantino existe, algo que el propio cineasta ha dejado caer en más de una ocasión y que tiene una serie de conexiones evidentes, otras no tanto y otras que quizás exijan algo de complicidad entre el espectador y realizador. Cuando Los odiosos ocho llegó a los cines de medio mundo Quentin lo confirmó en un programa australiano: todas sus películas están conectadas, de una forma u otra.

"Existen en dos universos. Podríamos decir que hay uno más real que otro, y en el que los personajes conviven en un plano más cinematográfico"

"Sí, mis películas existen en dos universos. Podríamos decir que hay uno más real que otro, y en el que los personajes conviven en un plano más cinematográfico", explica el director. "En otras palabras, películas como Kill Bill y Abierto hasta el amanecer, existen en el mundo del que os hablo, pero son meras obras de ficción para los personajes de Reservoir Dogs y Pulp Fiction; films que se proyectan en los cines y se emiten en las televisiones de su propia realidad", comentaba. Es decir, con esto sabemos que existen dos planos, dos universos, uno de ficción y otro de realidad en lo que es una nueva forma de lenguaje meta-cinematográfico. Esto, que puede parecer baladí, nos lleva a la primera gran conexión y quizás la más evidente para muchos espectadores.

No, no nos referimos a la marca de cigarrillos Red Apple. En Pulp Fiction, el personaje de Mia Wallace (Uma Thurman) le relata a Vincent Vega el piloto de una serie de televisión titulada Fox Force Five, cuyo argumento es básicamente el de Kill Bill. Esa referencia de la propia Thurman al argumento de la colosal película de Tarantino en forma de piloto de serie de televisión, constante perfectamente la relación de esos dos universos. Tarantino es un auténtico fanático de los huevos de pascua o 'easter egg' pequeños guiños y reclamos que va dejando en sus films y que a veces funcionan como anécdotas y otras veces, como lazos entre sus guiones, obras y películas.

Las dos realidades de Quentin Tarantino

Conexiones entre dos mundos

Esto nos invita a entablar y marcar una división entre estas realidades. ¿Qué es una realidad en la cabeza de Tarantino y qué una obra de ficción para los personajes de sus películas o producciones? Según sus propias palabras y entrevistas, diríamos que en el universo real encontramos películas como Reservoir Dogs, Amor a quemarropa, Asesinos natos, Pulp Fiction, Malditos Bastardos, Django Desencadenado y Los odiosos ocho. Luego encontraríamos, en este curioso plano de ficción, películas como Abierto hasta el amanecer y Kill Bill.

Reservoir Dogs, Amor a quemarropa, Asesinos natos, Pulp Fiction, Malditos Bastardos, Django Desencadenado y Los odiosos ocho comparten una misma ‘realidad’

Sí, faltan películas. Por ejemplo, Jackie Brown -adaptación de una novela de Elmore Leonard- podría encajarse dentro del universo de ficción de Tarantino, aunque no son pocos los aficionados que deciden sacarla de este particular cronología dejándola como radical libre. Pero hay más cabos sueltos. Por ejemplo, Tarantino ocultó un curioso guiño en esa joya infravalorada que es Tú asesina, que nosotras limpiamos la sangre -en la que ejerció de productor-, haciendo una referencia explícita a los hermanos Gecko de Abierto hasta el amanecer, con lo cual podríamos decir que es otra de las películas dentro de películas del universo del realizador.

De apellidos, amores y familiares

Los hermanos Vega

Pocas dudas con la que es la referencia más grande entre dos películas de Tarantino. En Reservoir Dogs conocemos al Sr. Rubio, cuyo nombre real no es otro que Vic Vega. Interpretado por Michael Madsen, este peligrosísimo atracador y asesino profesional es el hermano del personaje que interpretaría John Travolta en Pulp Fiction año más tarde.

Pero, ¿es esto un simple guiño? No, no lo es. A mediados de los noventa, Quentin Tarantino comenzó a esbozar un proyecto titulado Double V Vega. En él, y a modo de precuela, se nos narraría la vida de estos dos hermanos en una capital europea -se habló incluso de Amsterdam-, mientras cumplían una serie de recados de obvia naturaleza delictiva. De esta forma, la conversación de Vincent con Jules sobre las diferencias entre restaurantes McDonalds y el modo de vida europeo cobraría una nueva dimensión, en uno de esos movimientos que tanto gustan a los cinéfilos. Desgraciadamente todo quedó en agua de borrajas, en una mera idea, que en vista de la edad de ambos actores, quizás jamás llegue a realizarse con ellos.

Alabama: rompiendo corazones

¿Quién no se quedó prendado de Alabama en Amor a quemarropa? El personaje interpretado por Patricia Arquette en Amor a quemarropa -el film de Tony Scott cuenta con uno de los guiones más lúcidos e inteligentes de Tarantino- aparece veladamente en una referencia en Reservoir Dogs, justo cuando se recluta al Sr. Blanco, rol encarnado por Harvey Keitel, para dar el accidentado golpe de la película.

No sabemos hasta qué punto tuvieron ambos personajes una relación, pero parece que marcó -para bien- la vida del Sr. Blanco, que guarda un grato y apasionado recuerdo de la misma.

Los Donowitz: El Oso Judío y el cine bélico

Volvemos a Amor a quemarropa -casi parece un arco de bóveda entre los films de Tarantino-. En la película de Scott topamos con el particular personaje de Saul Rubinek, Lee Donowitz, un productor de Hollywood con una desmesurada pasión por el cine bélico y las drogas, y al que el propio Christian Slater intenta vender un enorme cargamento de cocaína. Volvamos un poco la vista atrás dentro de la cronología del universo de Tarantino. En Malditos Bastardos se nos presenta al padre de Lee, que no es otro que Donnie El Oso Judío Donowitz, interpretado por Eli Roth. Este miembro del escuadrón de Aldo Raine, ataviado con un bate de beisbol -en cuyo dorso figura el nombre de Anna Frank-, luchó en la Segunda Guerra Mundial del universo del cineasta, convirtiéndose en todo un héroe al asesinar a Hitler en un cine francés. De aquellas lluvias, estos lodos.

Los Hicox: una historia de redención

El apellido Hicox tiene una especial relevancia dentro de la mitología tarantinesca. En Malditos Bastardos conocemos a Archibald Hicox, el personaje interpretado por Michael Fassbender. Hablamos de un teniente inglés muy cinéfilo, encargado de infiltrarse dentro de la Francia ocupada por los nazis en una peligrosa misión. Si volvemos la vista atrás, en Los odiosos ocho, conoceremos a su tatarabuelo, Pete Hicox, un peligroso bandido interpretado por Tim Roth. Más allá de la deliberada coincidencia del apellido, el propio Roth confirmó que se trataba de un guiño aún más interno: el actor estuvo a punto de interpretar el rol de Fassbender en Malditos Bastardos, pero por problemas de agenda con el rodaje de su propia serie de televisión -Miénteme- no pudo coincidir con el director en su fábula de la Segunda Guerra Mundial.

Los Dimmick y Bonnie

Este quizás sea un poco más retorcido y esté cogido por los pelos, pero nos vuelve a emplazar dentro de los lazos de unión que conciernen a Reservoir Dogs y Pulp Fiction. En la opera prima de Tarantino, el Sr. Blanco es realmente Larry Dimmick, un ladrón profesional, sí, pero con un marcado sentido del honor. Quentin Tarantino, en lo que parece un nuevo guiño y referencia a él mismo, se decide guardar el apellido Dimmick para el personaje que él interpreta en Pulp Fiction: Jimmie Dimmick.

El apellido -¿padre e hijo?- quizás no diga mucho de forma individual, pero más adelante, en la misma película, aparece un nombre recurrente de ambos films: Bonnie. En lo que se describe como The Bonnie Situation, esta enfermera es la mujer de Jimmie, y también aparece nombrada en Reservoir Dogs por el personaje de Chris Penn, Eddie Cabot. Puede parecer una pirueta metareferencial, pero conociendo a Tarantino y su rebuscada heráldica, no sería de extrañar.

Sobre marcas, productos y otros guiños

Big Kahuna

Más allá de la marca de cigarrillos Red Apple -o Manzana Roja-, Tarantino es un gran aficionado a crear marcas y licencias propias de productos dentro de sus películas. Una de las más conocidas es la de la cadena de comida rápida Big Kahuna, el Burger King de su universo cinematográfico. Big Kahuna aparece en Reservoir Dogs, Pulp Fiction, Four Rooms, Abierto hasta el amanecer y Death Proof, y tiene su cenit en términos de importancia en el famosísimo monólogo de Jules, quizás la referencia más explícita.

Los zumos G.O.

Conocida es la pasión de Quentin Tarantino por el mundo asiático y su importancia en lo relativo a la publicidad y las marcas. En Kill Bill y Death Proof, dos de sus películas más refinadas a nivel estético y visual, encontramos la marca de zumos japonesa G.O., una especie de Aquarius o Red Bull cuya imagen corporativa nos recuerda a lo que debería ser la marca blanca de bebida isotónica de cualquier cadena de alimentación.

Zumos GO

Teriyaki Donuts

Pulp Fiction y Jackie Brown comparten algo más que su intrínseco relato urbano y de suburbio. En ambos films encontramos sendas referencias a la cadena de rosquillas Teriyaki Donuts, que usa el particular gato de la suerte como imagen corporativa. En Jackie Brown su mención y apariencia es bastante explícita, pero en Pulp Fiction debemos irnos a la famosa secuencia con Marsellus Wallace y Butch.

Teriyaki Donuts

Un sheriff constante: la excepción que confirma la regla

Si bien el universo -o los dos universos- de Tarantino siguen unas reglas marcadas entre ficción y realidad, Tarantino reconoce que el sheriff Earl McGraw, interpretado por Michael Parks, es la excepción más absoluta. El personaje de Parks aparece dentro en Abierto hasta el amanecer, Kill Bill y Death Proof, pero es que incluso sale en Planet Terror -la otra parte de díptico Grindhouse dirigido por Robert Rodríguez-, confirmándonos su presencia en varias películas y con un mismo rol, pero en realidades muy distintas. Hay incluso una referencia aún mayor: en Death Proof, James Park, hijo de Michael Parks, se interpreta a sí mismo como hijo del sheriff.

Otros guiños

Si un cineasta tiene un estilo propio, y además es consciente de su genialidad, es habitual que se haga referencias y guiños a él mismo. Si bien las cintas de Tarantino están regadas de los citados cameos, también encontramos frases, atuendos e incluso canciones. Por ejemplo, y entre las más evidentes, destaca la frase El trabajo de un bastardo nunca termina, usada como tagline para Malditos Bastardos en numerosos pósters promocionales y que aparece en Los odiosos ocho en boca del personaje interpretado por Michael Madsen. En Reservoir Dogs, por ejemplo, se hace un guiño a los Scagnetti. Scagnetti es el agente de la condicional de el Sr. Rubio, que además, tiene un peligroso hermano: el detective Jack Scagnetti (Tom Sizemore) en Asesinos Natos.

El universo cinematográfico y la realidad de Tarantino se funden en un mundo tan onírico como tangible

También es digno de mencionar la paradoja del apellido Schultz (Paula Schultz 1823-1898), que aparece en una de las tumbas de Kill Bill -justo cuando Beatrix sale de ella tras ser enterrada-, ofreciendo un guiño a la esposa del Doctor King Schultz de Django Desencadenado, que fue interpretado por Christoph Waltz. Una vez más, universo cinematográfico y realidad se funden en un mundo tan onírico como tangible. Mayor alegoría a lo que realmente significa el cine no podríamos encontrar.

Más sobre Cine

Comentarios: 2
RANDOM
Flecha subir